Tipos de servicio de nube: PaaS y IaaS
El mundo se ha virtualizado, eso es una realidad. Y cada vez es más frecuente que organismos y empresas escojan tener sus servicios e información en un sitio que no existe físicamente, sino que está alojado en una red mundial de servidores interconectados que se llama la nube

Hablamos del cloud computing que es ese lugar poderoso e infinito donde todos estamos almacenando y administrando nuestra información, lo que se traduce en tres principales beneficios: 

  1. Reduce costos en cuanto a la adquisición de software y hardware.
  2. Aumenta la accesibilidad porque todo el que esté autorizado por la empresa podrá acceder a la información desde cualquier dispositivo. 
  3. Incrementa la posibilidad de crecimiento pues es infinita.

Al dar un vistazo rápido a esta tríada de beneficios se hace más que evidente que la nube sea el presente y el futuro en el campo de IT.

Definición de tipos

La nube no es única sino que ofrece distintos tipos de servicios para que la empresa usuaria escoja el que más le convenga.

Es importante entender en qué consiste cada uno para así tomar decisiones informadas y asertivas.

Software as a Service (SaaS)

Cuando una empresa contrata a un proveedor de nube que trabaja bajo la modalidad de Saas significa que el proveedor seleccionado va a almacenar la información en sus servidores.

Es importante saber que la empresa y sus colaboradores podrán acceder a su información alojada en la nube del proveedor cada vez que así lo quiera. 

Contratar servicios de cloud computing bajo el esquema SaaS es lo más frecuente cuando las compañías quieren hacer un trabajo de transformación digital, pues delegan en manos de un proveedor experto todo los que tiene que ver con los detalles técnicos de soporte, administración y mantenimiento. 

Algunos ejemplos: Microsoft Office 365, WordPress. 

Platform as a Service (PaaS)

En este segundo tipo, solo se paga por las plataformas o recursos que se están usando.

Es una gran manera que tienen las empresas, y las personas, de pagar por aplicaciones y recursos adaptados a sus necesidades porque solo pagan aquello que realmente están usando.

A diferencia del SaaS, cuando una empresa recurre a PaaS está echando mando de herramientas de innovación, de desarrollo, de inteligencia de datos capaces de almacenar y procesar muchísima información. 

Algunos ejemplos: Google App Engine y Bungee Conect

Infrastructure as a Service (IaaS)

 Este tercer tipo de servicio de nube consiste en que se ofrece todo un paquete de infraestructura pero solo se paga por realmente aquellas partes que se estén usando.

A diferencia de los otros dos servicios, en este esquema sí se tiene la posibilidad de administrar y modificar las configuraciones de la arquitectura.

Se accede a la infraestructura a través de la web del proveedor contratado, lo que implica una reducción de costos a la vez que fomenta la innovación a gran velocidad. 

Son ejemplos de IaaS: Amazon Web Service y Microsoft Azure.

¿Ya sabes cuál es el servicio de nube que más se adapta a la personalidad, necesidades y presupuesto de tu empresa?

Artículos recomendados