Microsoft Azure: la estrella de la nube inteligente
Las empresas tienen claras sus prioridades, en respuesta a las demandas del mercado, por eso saben que: tienen que trabajar en la nube

Para poder tener una presencia sólida y consistente en la nube, las organizaciones tienen que tener herramientas que les brinden esa solidez, la seguridad necesaria y que además estén al alcance de todos. 

En este sentido, los servicios en la nube son la opción para contener y gestionar de manera eficaz todos los procesos de una empresa. 

¿Por qué invertir en la nube inteligente de Microsoft Azure?

En la última década la apuesta del titán Microsoft ha sido Azure; su caballito de batalla para apalancarse en lo que el mercado pide: acelerar la transformación digital sin dejar huecos que hagan a la empresa vulnerable. 

¿A qué se debe este papel estelar de Azure? Un vistazo a sus principales beneficios aclarará por qué 90% de las empresas Fortune 500 están utilizando los servicios de la nube de Microsoft. 

Beneficios de Microsoft Azure

  1. Almacenamiento y backup seguro en la nube: la garantía de tener un lugar externo y seguro para mantener la integridad de la información y además contar con un respaldo sincronizado, hacen de Azure la opción ideal.
  2. Reducción de costes: el modelo del pago por consumo optimiza el presupuesto de las empresas.
  3. Integración con otras plataformas en la nube: Azure trabaja en sinergia perfecta con el ecosistema de otras aplicaciones de Microsoft en la nube, como por ejemplo Office 365 y Teams.
  4. Escalable y accesible: una de las grandes ventajas de Azure es que se puede ampliar o reducir su alcance con total tranquilidad y simpleza.
  5. Permite el trabajo híbrido: bajo la premisa que hay empresas que no tienen todo en la nube, Azure trabaja en sinergia con el entorno Cloud y el local.

Qué se puede hacer con Azure

¡De todo! Porque ofrece los tres modelos de IaaS, PaaS y SaaS según las necesidades de la empresa.

Por esto es posible tener: 

  • Almacenamiento y respaldo en la nube.
  • Creación de máquinas virtuales.
  • Creación de escritorios virtuales para teletrabajo.
  • Creación de aplicaciones web y API.
  • Trabajo de contenedores y su gestión como kubernetes.
  • Gestión de dispositivos de IoT desde la nube.
  • Adopción de un modelo de negocio DevOps.

Con todo esto es obvio que las empresas están dando el salto hacia la nube inteligente de la mano de Microsoft Azure.

Artículos recomendados